¿Cómo concentrarse para estudiar?

Concentrarse para estudiar

¿Tienes un periodo de exámenes y no consigues la concentración necesaria para estudiar? Este es uno de los problemas más comunes entre los estudiantes de todos los niveles y que les impide sacar el máximo provecho del tiempo dedicado al estudio. Concentrarse implica la capacidad de enfocar nuestra atención en un determinado objetivo o meta, en este caso, el aprendizaje.

Además, la concentración es una habilidad que no solo es clave para los estudios, sino que tiene la capacidad de incidir en el éxito que conseguimos en otros aspectos de nuestra vida. A continuación, te dejamos algunas recomendaciones que serán de utilidad a quienes necesitan  concentrarse para estudiar y alcanzar la máxima eficiencia en su proceso de preparación.

¿Cómo concentrarse en los estudios y lograr ser más productivos?

Cada persona tiene sus propias técnicas de estudio con las cuales se sienten cómodos. Sin embargo, existen algunos trucos que pueden ayudar para evitar que la atención se desvíe de los asuntos importantes o tengamos dificultades para enfocarnos en una tarea específica o en los temas que necesitamos aprender.

Eliminar las distracciones

El móvil y la televisión son dos elementos que suelen distraernos con facilidad y lo mismo ocurre con el ordenador. A la hora de estudiar es preferible organizar nuestro entorno, reduciendo al mínimo las distracciones; incluso es una buena idea controlar la temperatura, el grado de iluminación y otros elementos externos que puedan perjudicar nuestra concentración.

Planifica tus tareas pendientes

Una buena forma de evitar perder tiempo valioso de estudio es manteniendo una buena planificación de todas las tareas pendientes. Esto lo lograrás utilizando cronogramas, así como realizando resúmenes y esquemas que te ayuden a optimizar el tiempo y mantener un ritmo de aprendizaje más constante con el cual poder cumplir las metas planteadas.

Utiliza técnicas para memorizar

Almacenar la información que necesitamos para los exámenes no tiene que ser una tarea imposible, siempre que se realice siguiendo un proceso adecuado. Existen diversas técnicas específicas para ejercitar la memoria y reducir la ansiedad que produce el estudio, las cuales puedes conocer en la página web turbomemory, especializada en temas de entrenamiento mental.

Toma descansos productivos

No es una buena idea presionar al cerebro y saturarlo de información durante un lapso de tiempo demasiado largo. Lo más adecuado será realizar una pausa productiva, al menos cada dos horas y desconectar por completo durante 10 o 20 minutos, realizando alguna actividad gratificante que no se encuentre relacionada con los estudios. Este descanso beneficiará tu ritmo de aprendizaje.

No dejes todo para último momento

Una mala costumbre que afecta a la mayor parte de los estudiantes es dejar todos los deberes para el último momento. Esto suele deberse a un exceso de confianza en las propias habilidades y termina generando un estrés innecesario. Tener todo planificado con anticipación te ayudará a proyectar con mayor realismo el tiempo que necesitas para completar todas las tareas pendientes.

Como recomendación final, procura descansar y alimentarte de forma adecuada. No olvides que el cerebro es un órgano que necesita descanso diario para funcionar de forma correcta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.