Cómo funciona el método Cornell para tomar apuntes

Cómo funciona el método Cornell para tomar apuntes

Cuando llega el momento de estudiar, las personas tienen diferentes métodos para lograr retener la información y para aprender más sobre los temas que están investigando. Cada quien tiene sus propias metodologías, cada quien aprende de formas diferentes, pero siempre es bueno saber cómo optimizar el proceso de aprendizaje.

Al estar en clases y tomar apuntes, algo muy importante es mantener el orden para que la información se vaya plasmando de forma orgánica, y no al azar o esparcida. De esta manera, el repaso de la información se sentirá ligero, será más entendible y es más probable que puedas memorizar los detalles de forma más sencilla.

En esta publicación puedes encontrar información acerca de cómo tomar apuntes siguiendo el método Cornell, y lo puedes poner en práctica al estar en clases para que puedas hacer de tus notas las herramientas perfectas al momento de estudiar o repasar.

¿De qué sirve tomar apuntes?

Si estás estudiando, es muy probable que en más de una ocasión tengas que recurrir a diferentes textos o a diferentes fuentes de información para tener todos los detalles de un tema en específico. La cuestión es que en las evaluaciones no siempre podrás tener esos recursos a la mano, por lo que solo te queda la información que aprendiste y entendiste.

En clases, la toma de apuntes es fundamental para anotar todos los detalles y curiosidades, datos y contexto de algún contenido; los apuntes se vuelven de vital importancia para retener la información que entregan los profesores y que es relevante para el estudio de los temas.

Tomar apuntes también estimula el aprendizaje al hacer que escribas los detalles que te parecen importantes, pues así los procesas no solo por la audición, sino que debes entenderlos para anotarlos con claridad.

Entre las diferentes técnicas de estudio, donde se encuentra el subrayado de información y la graficación de mapas mentales, la  toma de apuntes está presente en la gran mayoría de ellas. Sin embargo, hay métodos que resultan más efectivos que otros, y el método Cornell es uno de ellos.

El método Cornell para la toma de apuntes es un método de estudio que lleva ya varias décadas siendo practicado y su eficacia ha sido demostrada en distintas ocasiones, haciendo que los estudiantes puedan retener la información de estudio con una mayor facilidad.

Cómo funciona el método Cornell para tomar apuntes

Breve historia del método Cornell

Entre los años 40 y 50, en la Universidad de Cornell en Nueva York, el profesor de Educación Walter Pauk, quien tenía un doctorado en Psicología; utilizó sus conocimientos como educador y su entendimiento de la mente y el proceso de aprendizaje,para idear un sistema o un método de apuntes de notas llamado el método Cornell. Con este se buscaba la manera más efectiva para retener la información en el formato ideal que lo hiciera accesible y fácil de seguir para todos.

La verdadera intención del método Cornell es que los estudiantes puedan hacer anotaciones útiles de la manera más sintetizada posible, que a su vez se entienda con facilidad y no deje pasar los detalles importantes. Durante una clase en la universidad o en el colegio, los profesores pueden tocar diversos puntos para abarcar todo el tema de estudio, y este método permite que se registren y anoten cada uno de estos puntos.

Método Cornell: ¿Cómo funciona y cómo aplicarlo?

Es cierto que para tomar anotaciones solo se necesita una hoja y un lápiz, y quizás algunos marcadores o colores que ayuden a hacer énfasis en ciertas partes. Pero para poder seguir el método Cornell es necesario que la hoja o el papel tenga una división para separar los tipos de anotaciones.

Divisiones de hojas

La  hoja, que lo ideal sería que fuese tamaño carta o A4, estará  dividida en dos partes de forma vertical: una columna en la parte izquierda y una parte de anotaciones a la derecha.

De arriba a abajo, la hoja tendrá una pequeña franja para el título y la fecha; es decir, para el registro de los apuntes. Luego, al final de la hoja, debes dejar un espacio en el que puedas hacer un resumen de todo lo anotado.

El espacio intermedio será el lugar donde podrás anotar los apuntes de la clase. La columna izquierda será para los puntos claves, las ideas principales, los temas a tocar. La parte derecha será para las notas de los puntos principales, para el desarrollo de ellos de forma sintetizada y concisa; puedes anotar las fechas a recordar, conceptos breves, esquemas, gráficos, alguna frase u oraciones que sean importantes.

¿Cómo funciona el método Cornell?

A veces, estando en clases, es complicado seguir las palabras de los profesores y de anotarlas sin perder ningún detalle que sea útil para estudiar luego. El método Cornell funciona como un índice, un desarrollo y una conclusión de las clases, de los temas tocados y del contenido dado.

En la columna, a modo de índice, con los puntos claves, los estudiantes pueden saber qué temas están estudiando o repasando. En la parte derecha estará el contenido resumido a analizar y a estudiar, es la información jugosa de los temas. Y al final, con el resumen, cada quien puede apreciar lo aprendido justo al momento de terminar las clases, y se puede actualizar extendiendo ese resumen en una hoja aparte para complementar todo lo retenido (siempre puedes utilizar varias hojas para un solo tema dado).

Al método Cornel también se le conoce como el método de las 6 R, pues es una forma de estudio y de tomar apuntes que hace que los estudiantes sean capaces de registrar, resumir, recitar, reflexionar, revisar y recapitular la información que se da en las clases; lo importante es mantener siempre el orden y la organización.

En una actualidad en donde las clases virtuales se han vuelto una forma común de estudio, este método es ideal para anotar los apuntes de manera efectiva y rápida, e incluso puede ser divertida dependiendo del enfoque de cada quien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.