Partes de un ensayo: cómo se estructura y sus características

Partes de un ensayo: cómo se estructura y sus características

A pesar de que el ensayo es considerado por muchos como el género literario más sencillo de realizar, en comparación con la novela, la ficción o la poesía, una gran cantidad de personas aún no posee el conocimiento de cómo estructurarlo correctamente. Si te asignan uno y no tienes ni la más remota idea de cómo hacerlo, has llegado al lugar indicado. Nosotros nos encargaremos de explicarte de manera sencillas las partes de un ensayo.

Sin importar el tema que desees tratar, debes tener en cuenta una serie de lineamientos que te serán de gran ayuda para que el ensayo quede de la mejor forma posible. Quédate en este artículo y lee toda la información que te traemos a continuación.

¿Qué es un ensayo?

Un ensayo es un tipo de texto breve y sencillo, cuya función principal es la de analizar un tema en específico desde la perspectiva del autor. En él se manifiesta un punto de vista de una manera seria y estrictamente estructurada.

Aunque no dispone de una total rigidez como la que implica un informe científico, por ejemplo,  requiere de ciertos fundamentos que validen tal punto de vista. Es decir, es sumamente vital que, antes de comenzar a redactarlo, se realice una minuciosa búsqueda sobre el tema a tratar para sustentar y enriquecer dichas opiniones.

¿Cómo se hace?

Como ya lo mencionamos, un ensayo es un trabajo escrito que no resulta bastante complicado de elaborar. Sin embargo, te podemos proporcionar unos cuantos consejos que te pueden servir considerablemente en el momento de realizarlo. Estos se podrían dividir en tres vertientes:

Antes de escribir

Iniciemos con lo fundamental: lo que debes de hacer antes de escribirlo. Ten en consideración que debes elegir un tema que sea de tu agrado y del cual no pierdas el interés apenas lo comiences a desarrollar. Asimismo, es importante tomar apuntes.

Partes de un ensayo: cómo se estructura y sus características

Analiza toda la información recopilada detenidamente para verificar si realmente proviene de una fuente confiable. En el momento que lo hagas, no olvides guardar los datos bibliográficos de los libros o páginas web consultadas. Plasma cada una de tus ideas en un esquema de redacción, te servirá para organizar tu visión con una mayor precisión.

Al escribir

Una vez que empieces a escribir el ensayo, toma el esquema previamente realizado como la guía para estructurarlo. A partir de la introducción, ve manifestando tu postura con respecto al tema a tratar, pero mediante el uso de datos, ejemplos y buenos argumentos.

Procura ser los más concreto con tus intenciones, no dejes ideas abiertas sin responder. Para evitar esto, debes de tener bien en claro lo que deseas decir y la manera específica en la que lo vas a hacer. A medida que vayas desarrollando el tema, cerciórate que tenga coherencia y que las ideas se estén organizando y jerarquizando según su importancia.

Después de escribir

Cuando ya lo hayas terminado, relee completamente el ensayo, verificando si es entendible para ti y para las personas a las cuales está destinado. Inclusive, si así lo prefieres, puedes pedirle ayuda a alguien externo para que lo lea y te dé su opinión. De ser necesario, no dudes en reescribir partes que lo requieran.

Revisa que hagas un buen uso de los signos de puntuación, para ello, puedes leer el texto en voz alta y notar si lo haces con una notable fluidez. Evita la redundancia y los errores ortográficos. Si puedes tener un diccionario a la mano, muchísimo mejor.

Características

Antes de zambullirnos en las partes con las que debe contar un ensayo y su estructura, es de gran utilidad que sepas específicamente cuáles son sus principales características. De esta forma, podrás distinguir en un futuro este género con facilidad y escribirlo dentro de los parámetros que se precisan. Entre las características más resaltantes se encuentran:

  • Es un texto totalmente personal, pues depende mayormente de la opinión crítica de su autor.
  • El autor debe poseer un conocimiento previo del tema para así ser capaz de emitir un juicio que disponga de credibilidad.
  • La opinión del escritor debe estar basada en datos y argumentos ampliamente analizables.
  • Es un texto que resulta para nada inflexible, en él se pueden plantear temas variados con total libertad. Pueden ser inclusive transgresores e irónicos si así se desea.
  • No cuentan con una extensión obligatoria, pese a ello, usualmente son cortos y concisos.
  • Aunque su estructura es libre, en líneas generales deben tener unas partes que están previamente establecidas.
  • Como último, los ensayos no están necesariamente dirigidos hacia un público en específico, estos normalmente pueden ser entendidos por un público universal.

Partes de un ensayo

En sí, las partes de un ensayo pueden ser moldeadas por el autor en función de las preferencias y requerimientos del trabajo que se desee llevar a cabo. No obstante, este tipo de texto cuenta con una estructura estándar establecida: introducción, desarrollo y conclusión. Dependiendo del tipo de ensayo, se pueden agregar o cambiar partes de él, volviendo la estructura un poco más compleja. 

Introducción

La introducción es la parte inicial del ensayo, la cual representa sólo el 10% de su composición. Su objetivo principal es capturar el interés del lector.  En ella se especifica brevemente el tema y los diversos puntos que se van a desarrollar a lo largo del texto. Además, se mencionan las principales líneas de argumentación que el escritor posee y las hipótesis o conclusiones que se tienen pensado exponer más adelante en el desarrollo.

Desarrollo

Esta segunda parte representa el 80% de toda la estructura. Es considerada la más importante y extensa del ensayo. Aquí el escritor plantea y analiza a profundidad el tema seleccionado. Presenta cada una de sus ideas y argumentos con base en fuentes y datos fidedignos de páginas web, libros, revistas y entrevistas. Es sumamente vital que la información suministrada en el desarrollo sea compacta y para nada tediosa.

Conclusión

Al igual que un trabajo escolar habitual, la conclusión es la parte final de un ensayo. Funciona de manera similar a la introducción, debido a que es breve e intenta resumir lo mejor posible las ideas más resaltantes dentro del texto, en conjunto de las conclusiones a las que se pudo llegar reafirmando la postura del autor y de la información recolectada. La conclusión le da un resumen al autor e invita indagar más sobre el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.