Resumen de la novela “Un mundo feliz” de Aldous Huxley

Resumen de la novela "Un mundo feliz" de Aldous Huxley

La novela de Aldous Huxley, publicada en 1932, es un libro que nos presenta una visión de pesadilla de una sociedad futura, ambientada en el 2540 que el autor identifica como el año 632 d.F (después de Ford), donde los individuos son creados con técnicas artificiales y destinados a un propósito desde su nacimiento. Conoce estas y otras curiosidades de tan excelente obra, en este resumen de Un mundo feliz.

Aspectos generales de la novela Un Mundo Feliz

Esta historia presenta una sociedad futurista, llamada World State, que gira en torno a la ciencia y la eficiencia. Para el ente que ostentaba el poder la era comenzó cuando Ford presentó su Modelo T, desde entonces su línea de montaje es venerada como algo divino.

Además, las emociones y la individualidad están condicionadas desde una edad temprana, estas predestinado a llevar la vida que el estado te asigna y no hay relaciones duraderas, pues Todos pertenecen a todos los demás, siendo este el dictamen común del Estado Mundial. 

El autor comienza la novela explicando a fondo la naturaleza científica de esta sociedad, partiendo en el Central London Hatchery and Conditioning Center, donde los niños se forman artificialmente y no en el útero de una mujer, empleando la clonación para aumentar la población.

Muestra al lector el sistema de clases de ese mundo, donde los ciudadanos se clasifican aun siendo embriones para pertenecer a un determinado estrato social. Los embriones, que existen dentro de tubos e incubadoras, reciben diferentes cantidades de sustancias químicas y hormonas para acondicionarlos en clases predeterminadas.

Resumen de la novela "Un mundo feliz" de Aldous Huxley

Aquellos que son los destinados a las clases superiores obtienen sustancias químicas para perfeccionarlos tanto física como mentalmente, mientras que los de las clases inferiores se modifican para ser imperfectos en esos aspectos. Sin embargo, a todos se les educa bajo la idea de que todos son necesarios en la sociedad y por lo tanto no existe resentimiento entre clases.

Las clases, en orden de mayor a menor, son los Alfa, creados y criados para ser líderes, después en orden descendente en inteligencia y poder están los Beta, Gamma y Delta, por último, existen los Epsilon, criados para ser trabajadores serviles.

Bernard Marx es un Alfa y uno de los personajes principales de la historia, que viaja junto a la mujer por quien siente un profundo interés amoroso, Lenina Crowne y desde entonces se desencadenan una serie de acontecimientos, que a la larga hacen que el protagonista repudie el sistema y tome decisiones radicales.

Temas que abarca el autor en la obra

Esta obra es reconocida por la cantidad de temas polémicos y controversiales a los que hace referencia y que la mantienen vigente aún en nuestros días: el control de reproducción, el uso de las drogas, entre otros. Te presentamos algunos de los más relevantes, sin embargo, la recomendación siempre será que leas la obra y formes tu propia opinión: 

Uso de la tecnología para controlar la sociedad

Un mundo feliz sirve de advertencia sobre el gran peligro que representa dar el control total al estado sobre las tecnologías más nuevas y poderosas. En el avance de la historia en esta novela, puedes notar claramente algunos ejemplos:

  • El estricto e inflexible control de la reproducción a través de la intervención tecnológica y médica, que incluía la extirpación quirúrgica de los ovarios, el proceso de Bokanovsky y la educación por medio del sueño o condicionamiento hipnopédico.
  • La creación de complicadas máquinas de entretenimiento que producen ocio inofensivo y altos niveles de consumo y producción, que son la base de la estabilidad del Estado Mundial.
  • Soma, una sustancia parte del conjunto de las nuevas tecnologías médicas, biológicas y psicológicas que el autor critica con mucha dureza.

En este libro resulta importante la distinción entre ciencia y tecnología que se realiza, pues el Estado habla de progreso y ciencia, pero realmente se enfocan en el mejoramiento de la tecnología, más no en una mayor exploración y experimentación científica. El estado utiliza la ciencia como un medio para construir tecnología que pueda crear un mundo superficial y sin fisuras que les resulte manejable y conveniente.

Pero realmente censura y limita la ciencia, pues la base fundamental de la misma es la búsqueda de la verdad, representando una amenaza para el control del Estado. En Un mundo feliz la clase gobernante utiliza los resultados de la investigación científica para beneficiar sus tecnologías de control, pero en realidad no respalda la ciencia en sí.

Sociedad de consumo

Aún cuando se asocia con la sociedad futura después de mucho errar, Un mundo feliz es una sátira de la sociedad en la época en que vivió Huxley y que todavía existe. Es indiscutible que las actitudes y los comportamientos de los ciudadanos del Estado mundial pueden parecer bastante extravagantes, raros, crueles y superficiales, pero se consideran una versión extrema, de muchos valores de nuestra sociedad.

Se expone la idea de que la felicidad se define como la capacidad de satisfacer necesidades y el éxito como sociedad se equipara con el crecimiento económico y la prosperidad, aspectos que en la sociedad real son bastante similares desde tiempos muy antiguos.

La felicidad y la verdad

Es un libro donde abundan los personajes que hacen todo lo posible para no enfrentar su verdad y cambiar las situaciones que viven. El uso de la droga Soma por parte de la sociedad en general es probablemente el ejemplo más claro de ese auto engaño deliberado. El soma nubla las realidades del presente y las reemplaza por alucinaciones felices y por tanto es una herramienta para promover la estabilidad social.

Individualidad

Al imaginar un mundo en el que la individualidad está prohibida, Un mundo feliz nos pide que consideremos qué es la identidad individual y por qué es valiosa. En este caso el Estado ve la individualidad como una amenaza a la felicidad y la estabilidad social, considerándola un obstáculo para el buen funcionamiento de la comunidad.

Por lo tanto, la autoridad hace todo lo posible para evitar que las personas desarrollen identidades individuales: son duplicados biológicos entre sí, son educados a través del sueño y los llamados servicios de solidaridad. Todo lo que anime al ciudadano a pensar en sí mismos como parte de un todo y no como individuos únicos y apartes.

El riesgo de un Estado todopoderoso

Muy similar a otra gran obra, 1984 de George Orwell, esta novela describe una sociedad futura indeseable en la que un estado que tiene todo el poder, controla los comportamientos y acciones de los individuos para preservar su estabilidad y poderío. Sin embargo, existen diferencias importantes y puntuales entre ambos libros, por supuesto. 

En el caso de 1984 la vigilancia constante del gobierno, la policía secreta y la tortura constituyen el método para mantener el control total, en el caso del estado en Un mundo feliz, mantienen su poderío gracias a intervenciones tecnológicas que comienzan antes del nacimiento y terminan con la muerte, cambiando lo que los individuos quieren y sometiendo de forma más decorosa.

Orwell describe un gobierno que mantiene el poder con la fuerza y ​​la intimidación, pero Aldous Huxley, describe una autoridad que retiene el control haciendo que sus ciudadanos estén felices y satisfechos de manera superficial, para que no les importe su libertad personal, perdiendo su dignidad, moral, sus valores y emociones, haciéndolos menos humanos.

Continúa leyendo sobre El silencio de la ciudad blanca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.