Las mejores novelas históricas de siempre

Las mejores novelas históricas de siempre

En el mundo son muchos los lectores asiduos a las novelas históricas, aquellas donde la acción novelística se desarrolla en el ayer, donde los lugares y hechos, e incluso, algunos personajes históricos son reales, pero secundarios en la trama que suele ser personificada por individuos imaginarios.

A menudo suscita el interés de un lector que normalmente no prestaría mucha atención a los hechos históricos que forman el trasfondo para las narrativas, por lo que se puede decir que, como beneficio secundario, el lector de una novela histórica aprende gracias a ella mucho sobre una época en particular.

La novela histórica es una fusión entre historia y ficción, que suele hacer énfasis en la realidad social del momento escogido por el autor y presenta, además, sujetos con estilos y personalidades propias de la época, buscando revivir el pasado para dar vida a la historia ficticia.  

Novelas históricas inmortales

Con sus protagonistas a menudo imaginarios, una novela histórica tiene una narrativa ambientada en un contexto de conflictos y problemas reales en el tiempo, siendo en muchos casos la forma favorita de aprender sobre historia para muchos lectores que además no pueden despegarse de las interesantes tramas.

Las mejores novelas históricas de siempre

Son muchos los autores que se interesan en el género de las novelas históricas, algunos muy exitosos. Escritores que dejan al mundo un impecable trabajo narrativo que inevitablemente queda en las mentes de sus lectores, como es el caso de las obras de Víctor Hugo, Alessandro Manzoni, Luo Guanzhong, Theodor Fontane, Aleksandr Pushkin y Lev Tolstoï, entre otros que presentamos a continuación:

Tres reinos de Luo Guanzhong (siglo XIV)

Tres reinos, relata todo lo ocurrido durante el último reinado de la dinastía Han, entre el 206 antes de Cristo y el 220 después de Cristo, cuando el imperio chino se separó en tres reinos que se mantuvieron en guerra. Este período agitado, fatídico, pero sobre todo decisivo en la historia de China, es un tema bastante intenso que ha generado interés en numerosos historiadores, poetas y dramaturgos.

Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas (1844)

Esta conocida y exitosa novela histórica está ambientada en Francia en la década de 1620, considerada una epopeya de caballerosidad, honor y coraje con héroes románticos, heroínas inalcanzables, reyes, reinas, caballeros y criminales. La obra maestra de Dumas es una historia que tiene de todo lo que un lector busque, desde aventuras, espionaje y asesinatos hasta romance y amor.

La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne (1850)

La letra escarlata muestra la historia de tres personas en la nueva Inglaterra del siglo XVII: la joven y hermosa Hester Prynne, que tiene un hijo fuera del matrimonio y guarda secretamente la identidad del padre; su esposo, Roger Chillingworth, que aparece luego de muchos años de ausencia y jura venganza a su amante, Arthur Dimmesdale.

Historia de dos ciudades de Charles Dickens (1859)

Ofrece al lector un relato de la crueldad y el derramamiento de sangre en la época de la Revolución Francesa, que involucra dos lugares: París y Londres. La novela desarrolla, entre otras tramas, la vida de dos hombres, Charles Darnay, un aristócrata francés y Sydney Carton, un abogado brillante pero indecente, ambos enamorados de Lucie Manette.

Los Miserables de Víctor Hugo (1862)

Es una de las grandes obras de la literatura occidental que nos relata una turbulenta historia en la Francia revolucionaria, donde la injusticia, el heroísmo y el amor marcan la suerte de Jean Valjean. Un convicto fugitivo decidido a dejar atrás su pasado, pero que encuentra sus intentos de convertirse en un miembro respetado de la comunidad constantemente amenazados, por su conciencia y por el incansable inspector Javert.

La guerra y la paz de Leo Tolstoy (1869)

Esta novela de Tolstoi es calificada como una de las más grandes de la historia. En sus páginas relata las consecuencias y efectos de las guerras napoleónicas en cinco familias rusas pertenecientes a la aristocracia. El relato abarca unos cincuenta años, desde los conflictos bélicos durante el tiempo en que Napoleón I Bonaparte ostentaba el poder en Francia hasta la segunda mitad del siglo diecinueve.

Quo Vadis de Henryk Sienkiewicz (1896)

Este autor polaco nos cuenta en esta famosa novela histórica sobre el enamoramiento entre una mujer que profesa la fe cristiana, de nombre Ligia y Marcus Vinicius, miembro de una importante clase social romana conocida como los patricios. Todo transcurre en la concurrida ciudad de Roma bajo el gobierno del temperamental emperador Nerón, aproximadamente en el año 64 después de Cristo.

El leopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1958)

La historia se desarrolla en Sicilia durante el Resurgimiento, en la década de 1860 y está basada en la vida del bisabuelo del autor, del que sólo se publicó esta única novela en 1958 póstumamente. Es el retrato de una aristocracia en declive del siglo XIX, centrado en la vida opulenta y cambiante del príncipe Fabrizio, el “leopardo”.

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez (1967)

La historia de la familia Buendía ambientada en Colombia desde principios del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, narra el conflicto interno de los personajes, entre el deseo de soledad y la necesidad de amor. Esta obra magistral de García Márquez utiliza el realismo mágico para llevar a los lectores al extraño mundo de Macondo y engancharlos en la historia.

Memorias de una geisha de Arthur Golden (1997)

Ambientada en Japón antes y durante la Segunda Guerra Mundial, es una de las novelas históricas que profundiza en la interesante cultura nipona, donde a las mujeres se les enseña a ser Geishas, refinadas artistas tradicionales dedicadas a entretener a clientes poderosos en banquetes, ceremonias de té o en cualquier otro evento. Es una historia donde el amor intenta prevalecer aún cuando debe mantenerse oculto y olvidado.

Chica con un pendiente de perlas de Tracy Chevalier (1999)

Traducido a 39 idiomas, este libro ambientado en los Países Bajos nos cuenta la historia de Griet, una joven sirviente de dieciséis años, cuya vida se ve transformada por su breve encuentro con el genio holandés Johannes Vermeer, el enigmático artista del siglo XVII, quien le solicita a la chica que modele para él; luego de esto se desencadenan una serie de sucesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.