¿Quién era Ana Frank?

Quién era Ana Frank

El holocausto, ocurrido entre 1933 y 1945, fue la mayor demostración de antisemitismo en la historia, propiciado y consumado por el régimen nazi, que no sólo acosó y exterminó a la comunidad judía sino a otros grupos que consideraban inferiores, como los gitanos, los testigos de Jehová, los afro descendientes, entre otros. Una de los relatos más conmovedores sobre este momento histórico tan fatídico es el de Ana Frank.

El conocido Diario de Ana Frank, nos da una visión de los sentimientos y vivencias expresados desde su puño y letra. Cuenta la vida durante la guerra y la persecución nazi, bajo la óptica de una adolescente judía que mantuvo la fe en la humanidad a pesar de todo y la idea de llegar a ser una mujer importante en su época.   

Biografía de Ana Frank

Annelies Marie Frank era alemana de origen judío, nacida en Frankfurt el 12 de junio de 1929, la hija menor de Otto y Edith Frank y hermana de Margot.  Esta joven que a sus doce años le tocó vivir la tragedia de ser judía durante el ascenso de los nazis, escribió un diario personal que luego se inmortalizó, el conocido Diario de Ana Frank.

Los Frank eran judíos progresistas, una rama del judaísmo que abraza sus creencias antiguas, pero propone una evolución y adaptación de esta a los tiempos modernos. Vivieron tranquilamente en las afueras de Frankfurt, hasta el otoño de 1933, cuando consideraron cambiar su lugar de residencia debido al creciente antisemitismo en esta nación.

Quién era Ana Frank

El ascenso al poder del Partido Nazi fue el detonante para que, la familia se trasladara a Ámsterdam. Los Frank disfrutaron de libertad y aceptación en esta ciudad, Otto Frank fundó una empresa mayorista de ingredientes alimentarios, que aún con sus contratiempos logró estabilidad. Ana Frank asistió a la Sexta Escuela Montessori de Ámsterdam, descrita como una estudiante brillante y amigable, en un ambiente donde chicos de diversos orígenes y religiones convivían con normalidad.

Inicio de la vida en el “Anexo”

En 1939 inicia la Segunda Guerra Mundial, los atropellos comienzan a extenderse por muchas naciones europeas y en 1940, los nazis invaden los Países Bajos, así que la intranquilidad volvió a la casa de los Frank. Los invasores establecieron disposiciones que dificultaron la vida de la comunidad judía, por ejemplo, asistir a escuelas exclusivas para judíos por lo que Ana y Margot Frank fueron transferidas. 

En su cumpleaños número trece, su padre le obsequió el cuaderno con la cubierta de cuadros rojos y blancos, que la adolescente decidió usar como diario. Hacia el año 1942, los alemanes comenzaron a enviar judíos holandeses a campos de concentración. La familia solicitó la visa americana con intención de emigrar a Estados Unidos, pero les fueron negadas, por lo que comenzaron a hacer planes para esconderse.

Un anexo en el edificio de la empresa familiar serviría de escondite, ubicado en una zona de pequeñas empresas. El 5 de julio de 1942, Margot recibió una citación por parte de los ocupantes, y la familia se ocultó mucho antes de lo que estaba planeado. Días después, la familia Van Pels se les unió, en lo que llamaron el Anexo Secreto.

Durante dos años, Ana Frank y siete personas más vivieron en el anexo clandestino y un reducido círculo de amigos les ayudaron durante el confinamiento: administraron el negocio, los abastecieron de alimentos y artículos personales y les actualizaban en las noticias del mundo.  

En su diario, Ana describió el lugar como un espacio con varias habitaciones muy pequeñas, donde sólo la oficina principal y el ático tenían ventanas, único contacto con el mundo exterior y por las que ella miraba únicamente durante las noches. Los residentes del anexo leyeron y estudiaron mucho para pasar el tiempo.

Tenían un horario estricto que requería de silencio en ciertos momentos, para no ser escuchados por los trabajadores. Fueron días de preocupación y miedo, que todos intentaban sobrellevar estudiando, leyendo y, en el caso de Ana, escribiendo en su diario, componiendo cuentos y redactando un libro de sus citas favoritas.

Ana quería ser periodista profesional, escribió varios cuadernos, pues para ella era una manera de escapar a la realidad. Amaba un personaje del libro de Cissy Van Marxveldt, la divertida y astuta Kitty, por lo que muchas de las páginas de su diario están dirigidas a ella.   

Contaba en él sentimientos y experiencias, muchas cosas que no estaban relacionadas con la guerra, la situación familiar o la vida clandestina, se aprecian anotaciones de la vida diaria, sus pensamientos secretos, etc. Pues a pesar de lo que sucedía a su alrededor y la incertidumbre con respecto al futuro, era una adolescente en desarrollo.

Cosas simples y propias de la adolescencia tenían prioridad en muchas partes de su diario. Por ejemplo, los desacuerdos con su hermana, sentir que su madre no la comprendía, su amor por Peter, las incomodidades de compartir una habitación y todas sus luchas, anhelos y sueños.

El 28 de marzo de 1944, escuchaban la radio cuando en un reportaje especial el ministro holandés, Gerrit Bolkestein, comentaba que se recopilarían documentos sobre los días de la guerra cuando esta terminara, conservando así los innumerables relatos de lo sucedido durante esos años.

Sería una fuente de información para las generaciones futuras y Ana decidió que enviaría su diario, por lo que comenzó a revisarlo y mejorarlo para los futuros lectores. Ana Frank era una joven inteligente y segura, que tenía la esperanza de convertirse en una escritora famosa y que no se imaginaba vivir como muchas mujeres de su época.  

Traslado al campo de concentración 

La última página escrita por Ana Frank fue el primer día de agosto de 1944, tres días después la policía irrumpió en el anexo y todos fueron detenidos. Fueron trasladados al campo de Westerbork y posteriormente en septiembre de 1944 a Auschwitz, donde ambos géneros fueron separados.

Madre e hijas permanecieron juntas, realizando trabajos forzados, hasta el 1 de noviembre de 1944, cuando Margot y Ana Frank fueron trasladadas a Bergen-Belsen en Alemania. Este campo de concentración estaba abarrotado, lo que generó el brote de muchas afecciones infecciosas y después de tres meses, ambas hermanas contrajeron tifus.

Margot murió en febrero de 1945 y Ana Frank murió unos días después, desconociéndose las fechas exactas de sus decesos. El padre de Ana fue el único que sobrevivió entre los residentes del anexo y luego de terminada la guerra regresó a los Países Bajos.

Publicación del diario de Ana Frank

Miep Gies, una de las amistades cercanas de la familia Frank, encontró en el anexo y con él el diario. Lo conservó y entregó a Otto cuando este regresó a Amsterdam, repatriado en junio de 1945, en busca de noticias sobre todos los miembros de su familia y del Anexo Secreto.

El señor Frank que sabía el deseo de su hija de publicar sus escritos, decidió hacerlo. Con algunos arreglos y ediciones, pues unas secciones del diario se perdieron, se publicó en 1947. Desde entonces se ha publicado en diferentes ediciones e idiomas y ha tenido adaptaciones a la televisión y el teatro. 

Continúa leyendo sobre la biografía de Federico García Lorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.